>
Vaya al Contenido

El Planteamiento de Juego del Contrario Interior

Escuela Iberoamericana de Coaching
Publicado de Alexander Portillo en Coaching Deportivo · 24 Julio 2020
Mientras tomamos parte de un encuentro deportivo, también encaramos un contrario en un juego interior. El contrario interior plantea un sistema de juego. Si queremos entrenarnos para ganar el juego interior, primero debemos descifrar la estrategia del contrario. James Allen nos deja este mensaje en su libro: As a Man Thinketh (Como un hombre piensa):
"El cuerpo es un instrumento muy delicado y plástico, que responde sensiblemente a los pensamientos que lo dominan, y los hábitos de pensamientos producirán efectos sobre él, sean estos buenos o malos."
La mención que hace Allen de los pensamientos, me trae a acotación su relación con el “mundo emocional” en el que se incluyen las emociones y los estádos de ánimo.
Las emociones son reacciones automáticas detonadas por un incidente, en si el incidente no es lo que detona la emoción, en rigor, es un juicio lo que produce alegría, tristeza, miedo, vergüenza, amor, repulsión y otras emociones. Ejemplo: jugando como defensa en este juego (situación), siento miedo (emoción), porque tengo la amenaza de fallar (juicio). Un juicio es un tipo de declaración que cambia la manera de ver el mundo de aquel o aquellos a los que afecta. Si el juicio cambia, otra será la emoción. Ejemplo: Jugando como defensa en este juego (situación), siento euforia (emoción) porque se que vamos a ganar (juicio).
Con respecto a los juicios también podemos hablar de dos criterios que los dividen. En el primer criterio existen los juicios que otros hacen del jugador, como por ejemplo los que hacen los periodistas, “es un jugador rápido, hábil al regatear, con mucha proyección por las bandas”, a este tipo los llamamos juicios de Identidad Pública y por otro lado están los juicios que el propio jugador hace sobre él, como, por ejemplo: soy un buen cobrador de tiros libres, soy fuerte y rápido. Estos conforman nuestra Identidad Privada. Los juicios tanto de identidad pública o privada pueden ser expansivos o restrictivos, este segundo criterio de clasificación tiene que ver con lo que causa en el atleta. Los juicios expansivos son juicios que mejoran el desempeño del atleta, por ejemplo:  la confianza, mientras que los juicios restrictivos van en detrimento.
Volviendo a los ejemplos anteriores, en el primero el jugador presenta un juicio que podría ser restrictivo (restringe sus posibilidades) y mermar su confianza, en el segundo ejemplo el juicio podría permitirle tener un mejor desempeño y actitud.
Los estados de ánimo también están presentes en el mundo emocional pero ellos son de duración prolongada y no tan cambiantes como las emociones (leer artículo Encarando al Oponente Interior de fecha 16 de Julio).
Tanto en las emociones como en los estados de ánimo, tenemos presentes juicios, algunas veces son repetitivos, en pocas palabras, se vuelven hábitos, hábitos del pensamiento como los llama James Allen en su libro.
Conociendo ahora el poder de los juicios, podemos ir descifrando la estrategia del contrario interior, vemos como utiliza los juicios por las bandas para que estos se proyecten y centren juicios restrictivos que al final disparan a puerta emociones que afectan negativamente a nuestro cuerpo, logrando que, en el juego exterior, llevemos a cabo jugadas de rutina como principiantes.
Un Caso de Ejemplo: Ronaldo Luis Nazario de Lima
Ronaldo, carioca de nacimiento, tenía tan solo 21 años cuando ya era el mejor centro delantero del mundo. Empezó en cruceiro en Belo Horizonte y al mismo tiempo como la figura de la selección juvenil de Brasil, luego se fue al PSV Eindhoven en Holanda donde metió 52 goles en 56 partidos.  En el año 1996 va al Barcelona donde marcó en una campaña, 47 goles en 49 juegos. Se mudó a Milán para jugar con el Inter mientras se consolidaba como el goleador de la selección brasileña. En el Internazionale de Milán marcó 34 veces en 47 partidos en la durísima liga italiana.
En el año 1998, Se jugaba la final del mundial de futbol en el estadio Saint Denis en Francia. La selección anfitriona se enfrentaba a la canariña de Ronaldo, el mejor jugador del mundo para el momento. Horas antes del juego, en el hotel de la concentración, se presentó una situación de emergencia médica con el centro delantero brasileño. Ronaldo fue atendido y al final el médico de la selección brasileña, Lidio Toledo, le dio de alta y visto bueno para jugar: “Se le hicieron todos los exámenes, pero no se le detectó nada. La crisis fue desatada por el estrés emocional al que el jugador está sometido”, fueron las declaraciones del médico.
El diccionario de la RAE define estrés como tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves, en palabras menos técnicas y de las cuales venimos hablando, el Mundo Emocional de Ronaldo tenía juicios restrictivos que llevaron su cuerpo a colapsar. como ya habíamos visto antes “el cuerpo es un siervo de la mente”, Oponente Interior 1 – Ronaldo 0. En el juego no fue diferente, Ronaldo se mostró como otro jugador totalmente diferente al efectivo que había sido durante todo el mundial. Brasil terminó perdiendo 3-0, aún cuando Francia jugó con 10 hombres desde el minuto 68 con la expulsión de Desailly, Oponente Interior 2, Ronaldo 0.
Es preciso en este punto explicar que los juicios restrictivos no necesariamente son juicios que hablan negativamente del atleta, en este caso, Ronaldo gozaba de los mejores comentarios de la prensa, su entrenador contaba con él, por lo que interpreto que le tenía confianza y sus juicios eran comentarios positivos y probablemente los de sus compañeros también, todos esto conformaba su identidad pública, ahora bien, lo que quiero aclarar es que el carácter que hace a un juicio restrictivo o no, no es proporcional a lo positivo o no de los comentarios, lo que debemos entender por juicio restrictivo es aquel que paraliza y que disminuye las posibilidades del atleta. En el caso Ronaldo Nazario, siendo un muchacho de tan solo 21 años con tanto peso sobre sus hombros, puede entenderse que su identidad pública, que esperaba cosas extraordinarias de él, halla afectado su identidad privada y halla sido contraproducente al pensar en no cumplir con esas expectativas.
En la primera etapa de la niñez, todos disfrutamos los deportes como juegos y posiblementemenos juicios que afectan nuestro mundo emocional, hay poca conexión con nuestra identidad pública. Existe un punto de quiebre en el que esa pequeña persona comienza a ser consciente de lo que ocurre a su alrededor y nace el miedo a no ser aceptado, el miedo a hacerlo mal es producto del miedo a no ser aceptado, con él  viene la ansiedad que es el temor al futuro y muchas veces influenciado por el pasado. Ejemplo: el jugador siente ansiedad porque en el juego anterior no mostró buen desempeño y piensa que si en este juego no lo hace bien, al finalizar el partido será rechazado por sus compañeros, familiares, fanaticos, entre otros.
Afortunadamente existen maneras de desconectar el atleta con el pasado y con el futuro para que juegue en el presente, lo que llamo "jugar en el aquí y en el ahora" es lo que los entrenadores llaman "concentración" - "focus". Para lograr la concentración, el atleta necesita entrenamiento mental, grandes jugadores como Cristiano Ronaldo muestran un alto grado de fortaleza mental, al final este factor es parte de la diferencia entre los jugadores de selección y los jugadores de clubes.
La concentración y sus técnicas es un tema que merece la redacción de un nuevo artículo el cual nos comprometemos a publicar en una próxima entrega.





Praceta Barahona Fernandez, #2, -2.
Loures, Lisboa. Portugal.
2670-525.
Tlf. +351 968 920 994
Creado por Portuniglia Web Design Agency, Portugal.
Regreso al contenido