>
Vaya al Contenido

El Respeto a las Emociones

Escuela Iberoamericana de Coaching
Publicado de Karla Croce · 13 Septiembre 2020
Muchas veces escuché sobre el respeto a la diferencia  de pensamientos y  por ende los actos de los otros, la importancia vital de abrirme a  la posibilidad de  otras maneras de ser y de pensar, incluso en dominios complejos como la religión, la política, el futuro o los valores con los que me muevo o me detengo.
Cada uno de nosotros tiene una adecuación distinta a esto, unos somos más rígidos, a otros nos cuesta más y ahí vamos tratando de mejorar en nuestras relaciones en la medida de que se presenten los distintos puntos de vista, y las distintas maneras en la que cada uno llega a dónde quiere llegar.
Pero hay un tema que se viene presentando en mi vida y es cuando el otro siente distinto a mi, cuando antes ciertas situaciones ese otro  siente algo que yo no siento o no sentiría y mi reflexión de hoy es a lo que hago cuando esto pasa.
Es importante hoy para mí,  porque observo que también es una manera de alejarme relacionalmente del otro, podría yo con esta diferencia sumar al juicio de poco acompañamiento, poca escucha, poca importancia y si me pongo más sensible puede ser una manera de causar daño.
La idea es tomar mayor protagonismo en mís vías de acompañamiento a aquellos que quiero tener cerca, a aquellos a los que le quiero seguir diciendo “eres importante y estoy aquí aunque sientas distinto a mi”.
Veamos ejemplos.
Unos padres  muy alegres, porque emigran con una buena oportunidad de trabajo y la promesa de un mejor futuro y la hija que no quiere dejar  su mundo conocido y está triste y con miedo paralizante, sin entender cada uno como puede estar el otro sintiendo lo que siente.
Eva y Liliana,  Eva que sus espacios de  tristezas suelen ser bastante largos, llorosos  y  hasta innecesarios a los ojos de la Lili y  Lili con una facilidad para cerrar ciclos sin esa emoción que a  Eva la asustan y le parece una amiga muy fría.
Pedro el supervisor de Bernardo que es un hombre bastante liviano en su gerencia,, despreocupado y extra creativo que inventa proyectos a la velocidad de la Luz y Bernardo que vive en stress y  si no le pasas el proyecto terminado con al menos 2 meses de antelación, hace corto circuito y empieza a hiperventilar. Les cuesta comprender como siente el otro.
Uno es temeroso, el otros es aguerrido, una es plana emocionalmente en momentos de crisis la otra dramática al sentir, uno pasa la página emocional a las horas , el otro no pasa una injusticia y la sostiene por meses , una se conduele por un discapacitado , el otro siente repulsión, uno se alegra, el otro conecta con resignación. Uno ama la sensación de paz, el otro  parece adicto a las crisis.
El tema es este somos personas diferentes en los sentimientos, con proceso de entradas y salidas de nuestro mundo emocional muy distintos, que no sólo puede cambiar en el genero,  la edad ,la situación,  sino que trae de la mano también nuestro- back up- de habitualidades y aprendizajes
Que incluyen esas emociones que buscamos sentir y aquellas que no.
Ahora bien,  ¿estaremos siendo exitosos en el vivir con esa diferencia?,  Es como muy cómodo  ¿podemos de corazón acercarnos al que siente distinto sin excluirlo? ¿ podremos dejar de querer salvar al que esta más triste de nuestro tiempo de tristeza?  ¿ dejaremos en paz al que no se molesta por tanta injusticia que nosotros miramos?  ¿Podremos alegrarnos por las ganancias que otro no puede ver, sin juzgarlo?¿  sabemos aceptar que el otro esté emocionalmente bien,  cuando estamos mal en la misma situación?
Me encantaría poder decir que si, que la esperanza está en que  miremos la diferencia emocional con la misma fuerza con las que vemos las diferencias de criterio y de acciones.
Que podamos acompañar con la razón  al distinto y también con el corazón, evitando que  el propio corazón ponga a buscar gemelos, queriendo que los demás sientan como él, vamos a enseñarle hoy :
Que puede acompañar sin dividir.
Que puede quedarse y no irse.
Que puede preguntar y estar en quietud respetando lo que los demás sienten.
vamos a enseñarle que al final tenemos que ayudar a que el Amor gane y no gana sin nuestro permiso.





Praceta Barahona Fernandez, #2, -2.
Loures, Lisboa. Portugal.
2670-525.
Tlf. +351 968 920 994
Creado por Portuniglia Web Design Agency, Portugal.
Regreso al contenido